domingo, 13 de noviembre de 2016

7/11 00:47

circula por mis venas
cada nota de ceniza
que abandona este cigarro

un torbellino de calma
contándome a tientas
que no va a ocurrirme más

un largo letargo que,
terminándose, al fin
me regresa a ti

que me hace crecer
construyéndome así
en lo que siempre seré

en todo
en alma
en río
en viento
en mí

martes, 13 de septiembre de 2016

m

veo un horizonte nuevo ante mí
la luz colándose entre las grietas
y la montaña celebrando el porvenir
de brotes verdes entre el gris
que aun dolientes de la memoria de los caídos
crecen mecidos por el viento frío
aprendiendo a perdonar
reconstruyendo la rutina de estar vivos
porque la noche estaba llena de peligros
de maldad, ladrones y asesinos
pero la penumbra ya se ha ido
y aunque fuera sigue haciendo frío
sale el sol
al fin

18.08.16

escapista tu tendencia
al dramatismo
tenaz tu impertinencia
de mirar
siempre, al mismo sitio
como si las ventanas
te aburrieran, niña
y las puertas te mataran
todas las ganas
(si jamás las tuviste)
de salir
cuánto grito invertido
para poder dormir
cuánta cobardía
la tuya, la mía
acumulada habrá hoy día
con la de tiempo
que llevamos aquí

agosto y tú


si el motín que interseccionó las circunstancias
dinamita también los muros
y destrona la desidia que antaño se instaló
en nuestra cabeza, para matarnos
no hay desperfecto en mi visión
no hay siquiera grieta alguna
en el refugio que tú y yo
construimos a oscuras y con impertinencia
como rebelión infinita contra la tradición
de nuestros propios actos
de nuestra inexcusable demencia

-

la madrugada se dilata sobre la palma de tu mano cuando a contraluz te miro y me sobra el sol. 

me murmuras verdades, y la dinámica del cuerpo se me sincroniza con la cadencia de tu voz. el refugio a oscuras se vuelve hogar de palabras que llevaban una eternidad escondidas, que se desperezan al salir oliendo a antiguo y a ganas de vivir. recuerdo poco que se me antoje tan sencillo como este motín a la dictadura del terror y la desgana, hija de nuestros actos, que cobijábamos por inercia y por miedo a la inexistencia dentro nuestro de algo mejor.

y qué impertinencia de levantamiento, qué a ojos de todos, qué reivindicación; pero qué íntima la victoria, qué infinitamente dulce y nuestra. qué minimalista el resultado cuando a tu lado me sobra el miedo, los muros, la piel, el reloj.




viernes, 1 de julio de 2016

22.44

frío,

frío el sofoco nauseabundo
que se encarama en mi garganta

frío el ayuno de mi alma
el desvelo rutinario de mi cama

fría,

fría la calma suicida
que en la caverna de mi pecho
se atraganta

fría la efigie de tu cara
deshilachándome desde el recuerdo
la confianza

frágil,

yo

o quizás no

puede que en la intersección de mis terrores
yazca de mi pelea la clave
que el miedo sea lo que engrasa mis huesos
magullados, que viajan,
paso a paso, pecado a pecado

y puede que aun siendo esclava del delicioso masoquismo
que me rige, cínico, las ganas
trazando mis distancias
y mordiendo mis ejes (llenándome de ramas)

sea la rotura de mi ser, la fusión de mis retales
sea la ridiculez de mi ansia,
mi egoísmo natural,
mi inconsciencia imperdonable,
el único motivo de mi avance

el aceite en mi engranaje

el frío

y así,
entonces,
sólo fría
frágil

yo

encaje

viernes, 26 de febrero de 2016

hallelujah

las palabras muerden, pero no siento
es mi cuerpo, es
efímero
como el humo, como el sueño,
que me rehuye, y el dolor
orondo,
escarba en mi cerebro
y planta las más crueles
señales de desprecio
y yo reboto contra las cavidades
de la caverna en mi pecho
y veo frío, y es tu pelo
en un rincón, qué miedo da
era un suspiro
me invade el ruido,
y con un chasquido
desciendo
miro arriba
desaparezco

domingo, 31 de enero de 2016

3:05

me pides poemas
y me dices que invente
pero qué quieres que finja
si a duras penas puedo
encontrar la forma
de interpretar con suerte
todo lo que ya siento
y escribirlo tan fuerte
que te lleve a creer
que soy yo quien te lee
y que te queme, niña
cada letra
en la punta
de la lengua
al pronunciar

y yo
no puedo,
ya

lunes, 25 de enero de 2016

son las 3:58 y no hay sueño que me rinda

en la penumbra del taller
desaparece el hombre triste
que lánguido e inapetente
no volvió a dormir de noche
desde el desenlace hiriente
que puso en su vida tu partida
y en la penumbra del taller
acaricia el hombre triste
los viejos instrumentos,
los viejos amores,
los viejos inventos,
y cada astilla es un destello,
mujer
cada engranaje, poesía
y él trabaja en silencio,
como si su noctámbulo yugo
sirviera más que para alimentar
las ojeras que cada día más
llenan su vida
porque vuelan las horas, mujer
pero en la penumbra del taller
él sonríe con dulzura,
cierra el reloj
y le confiesa al tímido tictac
que desde que te fuiste
ya no se le mueve el tiempo
así que se condena cada noche
al eterno proceso de medirlo
para ver si así, en una intersección
en la punta de una aguja
en el giro de una rueda
o el hueco de un tornillo
encuentra otro motivo
para que desaparezcan los años,
los meses, los días
que se le antojan infinitos
desde que tú, mujer,
decidiste que te ibas

miércoles, 13 de enero de 2016

pero a veces quema

hay noches todavía
en que acude a mí la pena
sin razones o motivos
que avalen la sorpresa
ella regresa de improviso
porque sí,
porque lo hace,
porque es mía
y yo estoy viva
así que vuelve
y no llama ni a la puerta
esa vieja conocida,
la maldita descarada,
pero mientras se acomoda
cuidadosa, en mi costado
con cariño la contemplo
y un susurro quedo
que cuelga de mis labios
confiesa dulcemente
que no voy a temerla

nunca más

sonríe, sé que me cree
tiembla, se acurruca,
se lo piensa un minuto
me tantea las costillas
y los huecos de mi cuello
y cuando se decide al fin
me vuelve ingrávida,
me aleja de mi piel
llenando todo de agua
de improviso ya no siento nada y
por un minuto, por mil
yo sé que nada cambia
pero si se agita de repente
y me sacude una descarga,
mis cejas se enfurruñan
pues el dolor viene a besarla
pero le sostengo ahora
por vez primera la mirada y
aun sufriendo,
aun muriendo,
aun temblando,
ya no hay miedo

pues le conozco

así que les siento
en mi abdomen acostados
haciéndose el amor a mi pesar
y asumo suspirando el yugo
de su agravio, así
sin más
sin menos
y cuando él por fin se marcha
acuno a esa niña que agotada
flota ahora un poco menos
así que pesa un poco más
pero siempre descansada
con la calma cenicienta
de saber que no es eterna
de saber que ahora y siempre
cuando llega el sol, se va
callada y a gatas
por la rendija de la puerta
saboreo pues cada punzada
exploro cada miseria
mastico cada matiz
de su presencia no invitada

pues la conozco

y así, efectivamente
y tal como había prometido
cuando se asoma el día
con el amanecer estridente
colándose por la ventana
la pena se va por donde vino
pisando al caminar su velo
de dulce niña mancillada
y el olor a lluvia y viento
y al salitre que en la noche
trajo a escondidas la marea
me acompañan a mi cama
para dormirme al fin
sabiendo como sé que
en lo profundo de mi alma
siempre existe
nunca muere
el porqué de mi paciencia
el motivo de mi calma
palpita sorda
no se apaga
la tempestad de llamas
que me salva

cada vez

pues hubo una madrugada
que manchada de saliva y
oliendo fuerte a tierra y carne
me encontré hurgando
en rincones ocultos
cajones secretos
que mi mente no había querido
no, no había podido
dejarme nunca investigar
pero que esa noche se abrían
con un click salado
y había ríos
y había fuego
y lo veía todo desde lejos
hasta que en uno me encontré
ahí dentro pero mirándome
desde mil quinientos ángulos
y esa yo riente y ya salvada
confesó que si quería
sentir calor de nuevo
murmurara un ligero
que gemí con infinito cuidado
así que se volvió tormenta
ahora alimenta mis entrañas
y yo no entiendo, pero veo
que la pena tiene otro color
cuando me abraza en el colchón

y ya casi no sabe amarga