martes, 25 de febrero de 2014

El motivo por el cual la inspiración viene de visita, cargada de palabras, sucia, desaliñada, a juego con mi interior. Que llega y lo único que quiere es acurrucarse a hacer el amor despacito contigo, la muy maldita. Y se esconde en el chasquido de tu orgasmo. Y hace que me pregunte qué he estado escribiendo antes de conocer la belleza en tus gemidos.
Pero me voy. Me voy y te encuentro en el silencio, te encuentro en los bordes de las páginas.

Y aún así te sigo dejando atrás.